Un consorcio vasco desarrollará una metodología para aprovechar el 70% de los restos vegetales, cárnicos y lácteos

o    El proyecto europeo GISWASTE tiene como objetivo establecer una metodología y una herramienta que priorice las opciones de valorización de subproductos orgánicos: restos vegetales, cárnicos y lácteos, principalmente. Se comprobará la validez del método con dos modelos reales de estudio: una planta de biogás y otra de piensos.

o    El sector agroalimentario vasco genera anualmente 4 millones de toneladas de subproductos y residuos; de ellos, 133.000 toneladas son restos orgánicos vegetales, cárnicos y lácteos que son desaprovechados, a pesar de su contenido elevado en nutrientes y en compuestos. Los expertos estiman que se puede valorizar más del 70% de esos restos.

o    El proyecto cuenta con la participación del programa Life de la Unión Europea y está liderado por un consorcio coordinado por el centro AZTI-Tecnalia, con la colaboración de las empresas Geograma, LKS y la sociedad de Gestión Ambiental del Gobierno Vasco Ihobe.

Cada día se producen miles de toneladas de subproductos alimentarios en Europa que terminan como residuos al no ser aprovechados. El sector agroalimentario de la Comunidad Autónoma del País Vasco genera anualmente 4 millones de toneladas de materia orgánica, subproductos y residuos. De estos, 133.000 toneladas son restos vegetales, cárnicos y lácteos que tienen un contenido elevado en nutrientes y en compuestos y que podrían convertirse en materia prima nuevamente, como ingredientes para alimentación animal o para la obtención de biocombustibles.

Los expertos estiman que se pueden valorizar al menos el 70% de esos restos. Aunque de poco sirve valorizarlos si luego no dan lugar a un nuevo producto que tenga demanda en el mercado. La cuestión se resume en la siguiente pregunta: ¿Cómo podemos saber si compensa o no la valorización de un subproducto en el lugar y en las condiciones en que se produce?

A este interrogante pretende responder el proyecto europeo GISWASTE, que cuenta con la cofinanciación del programa Life de la Unión Europea y está liderado por un consorcio vasco, coordinado por el centro AZTI-Tecnalia, con la participación de las empresas Geograma, LKS y la sociedad de Gestión Ambiental del Gobierno Vasco Ihobe.

Una herramienta para decidir
El proyecto GISWASTE tiene como objetivo establecer una metodología y una herramienta que determine la viabilidad y rentabilidad de las opciones de valorización en cada caso. Una herramienta para priorizar las alternativas de valorización, basada en la tecnología de geoinformación GIS.
La geoinformación GIS permite construir mapas inteligentes, en los que la posición geográfica interviene como una variable asociada a una base de datos. En esa base se incluyen todos los factores técnicos, económicos y ambientales que condicionarán la viabilidad de las opciones de valorización: cantidades de subproducto generadas, cercanía o dispersión de las mismas, temporalidad, logística, adecuación ambiental de las plantas de tratamiento…
El consorcio vasco que desarrolla este proyecto entiende que la herramienta será de gran ayuda para la toma de decisiones por parte de los agentes que intervienen en el ámbito de la valorización de residuos, así como para las administraciones públicas. Además, creen que servirá para generar nuevas actividades económicas y oportunidades de colaboración entre generadores y valorizadores de subproductos.

Pienso y biogás
El proyecto GISWASTE contempla la puesta en marcha de dos modelos reales de estudio para validar la nueva herramienta. Se trata de dos implantaciones, una planta de biogás y una planta de piensos, que servirán para comprobar la bondad del método ideado.
Con más de veinte años de experiencia en proyectos de valorización de subproductos alimentarios, el centro AZTI-Tecnalia, experto en investigación marina y alimentaria, es el encargado de coordinar este proyecto europeo, que cuenta con la colaboración de Geograma, empresa especializada en la captación, suministro, tratamiento y gestión de la geoinformación; el grupo de Servicios Profesionales LKS, perteneciente a Mondragon, y la sociedad pública de Gestión Ambiental Ihobe, del Gobierno Vasco.
El Proyecto GISWASTE tiene un presupuesto de 1,4 millones de euros y concluirá en 2017.

Más información: www.lifegiswaste.eu

GISwaste




Entrevista: Proyecto CleanFeed de valorización de subproductos vegetales de Euskadi

Entrevistamos a David San Martín, investigador del área de sostenibilidad de AZTI-tecnalia y responsable del Proyecto Clean Feed. El  objetivo principal de Clean Feed es resolver la problemática ambiental asociada a los grandes volúmenes de subproductos vegetales enviados a vertedero y que podrían ser utilizados para alimentación animal.

dsanmartin

¿Cuánta gente ha trabajado en el desarrollo del proyecto Clean Feed?

En el proyecto Clean Feed  participan la Dirección de Innovación e Industria Alimentaria del Gobierno Vasco, los centros tecnológicos AZTI-Tecnalia y División de Industria y Transporte de TECNALIA, y la Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria Elika. Es difícil enumerar cuántas personas han trabajado en el desarrollo de este proyecto, ya que en momentos puntuales y analizando a las necesidades concretas de cada momento, han participado decenas de personas de muy diversos perfiles.
Por ejemplo, investigadores del área de sostenibilidad de AZTI-Tecnalia han hecho el seguimiento medioambiental del proyecto, al tiempo  que expertos en tecnologías de este centro tecnológico han analizado diversas tecnologías para secar los subproductos y transformarlos en harinas que posteriormente pueden utilizarse como materia prima para la elaboración de comida para animales. En cuanto a la viabilidad nutricional de las harinas se ha analizado conjuntamente con la Asociación de Fabricantes de Piensos Compuestos del País Vasco (EPEA); mientras que la viabilidad sanitaria se ha estudiado en colaboración directa con la Fundación Elika, entidad experta en seguridad alimentaria.

¿Desde cuándo se lleva trabajando en este proyecto?
El proyecto dio inicio a finales de 2009 y tiene una duración de 48 meses, por lo que se estima que estará terminado a finales del presente año.

La investigación se enmarca en el proyecto Clean Feed, financiado por el Programa Life+ de la Unión Europea y cofinanciado por el Gobierno Vasco, cuyo objetivo consiste en aprovechar distintas fracciones vegetales del sector de la distribución y en los procesos productivos y de transformación de la industria agroalimentaria, que por motivos comerciales no son destinados a consumo humano.
El proyecto está orientado a diseñar, probar y validar un plan de acción encaminado a valorizar las fracciones desaprovechadas de vegetales generadas en la transformación y distribución alimentaria, a través de su transformación en ingredientes de valor para la alimentación animal. Todo ello de una forma que garantice la calidad y la seguridad alimentaria y que, además, sea económicamente viable.
Clean Feed surgió de un estudio previo encargado a AZTI-Tecnalia por la Dirección de Calidad Ambiental del Gobierno Vasco, que determinó la posibilidad sanitaria, técnica y económica del aprovechamiento para alimentación animal de fracciones de alimentos que, en aquel momento, eran gestionados como Residuos Sólidos Urbanos (RSU).
En este sentido, el proyecto CleanFeed tiene como objetivo principal resolver la problemática ambiental asociada a los grandes volúmenes de subproductos vegetales enviados a vertedero cuando, por su naturaleza y composición, podrían ser utilizados como materias primas de calidad para alimentación animal.

1101MercaBi_186ban

¿Cuál sería ahora el siguiente paso?
Una parte importante de las aproximadamente 25.000 toneladas de subproductos vegetales que se generan en Euskadi acaban en los basureros, donde son gestionados como residuos.
Hasta la fecha AZTI-Tecnalia ha trabajado en comprobar la viabilidad nutricional y sanitaria para alimentación animal de diferentes subproductos vegetales que, cuando salen del circuito comercial, pueden ser transformados en harinas para piensos (actualmente son gestionados como residuos). En concreto, los subproductos vegetales que AZTI-Tecnalia ha seleccionado para el proyecto son: restos de fruta y verdura generados por los sectores de distribución y de transformación de vegetales; restos de patata; cascarilla de café proveniente de las tostadoras; restos de pan generados por el sector elaborador; la patza de manzana, un producto resultante de la elaboración de sidra; y hollejos y raspones derivados de la elaboración de vino.
Para contribuir a paliar esta circunstancia y dar un aprovechamiento a estos subproductos, se ha identificado, en una primera fase, las materias susceptibles de ser transformadas en harinas para piensos (fracciones de fruta, verdura, patata, café, hollejos, patza de manzana y pan).
En segundo lugar, los técnicos han probado diferentes tecnologías para el secado y transformación en harinas de los subproductos vegetales. Según sus cálculos, podría aprovecharse el 70% de las 25.000 toneladas que actualmente son tratadas como desechos en el País Vasco.

proyecto Clean Feed
Además del valor medioambiental del proyecto, Clean Feed servirá para potenciar el sector productor de alimentos para animales, mediante el desarrollo de nuevos piensos de calidad. La iniciativa persigue, igualmente, disminuir la enorme dependencia que el sector productor de piensos tiene respecto a cereales como la soja y el trigo, que son materias primas con precios de mercado muy fluctuantes y que no son de origen local, ya que provienen mayoritariamente de Sudamérica.

Más sobre Clean Feed en alimentatec




El 70% de las 25.000 toneladas de residuos vegetales que se generan en Euskadi pueden ser aprovechadas para alimentación animal

AZTI-Tecnalia transforma en harinas para piensos subproductos vegetales destinados al vertedero. El proyecto europeo Clean Feed tiene como objetivo prevenir la generación de residuos vegetales mediante su aprovechamiento como ingredientes de valor en alimentación animal. Además de su valor medioambiental, el proyecto supone una oportunidad para el sector productor de alimentos para animales.

AZTI-Tecnalia ha comprobado la viabilidad nutricional y sanitaria para alimentación animal de diferentes subproductos vegetales que actualmente son gestionados como residuos. Se trata de fracciones de fruta, verdura, patata, café y pan que, cuando salen del circuito comercial, pueden ser transformados en harinas para piensos, tal y como han demostrado los investigadores del centro tecnológico. La investigación se enmarca en el proyecto Clean Feed, financiado por el Programa Life+ de la Unión Europea y cofinanciado por el Gobierno Vasco, cuyo objetivo consiste en aprovechar distintas fracciones vegetales del sector de la distribución y en los procesos productivos y de transformación de la industria agroalimentaria, que por motivos comerciales no son destinados a consumo humano. Además del centro especializado en investigación marina y alimentaria participan en el proyecto la Dirección de Innovación e Industria Alimentaria del Gobierno Vasco, la Unidad de Sistemas Industriales de Tecnalia Research and Innovation y la Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria Elika.

Una parte importante de las aproximadamente 25.000 toneladas de subproductos vegetales que se generan en Euskadi acaban en los basureros, donde son gestionados como residuos. Para contribuir a paliar esta circunstancia y dar un aprovechamiento a estos subproductos, AZTI-Tecnalia lidera el proyecto Clean Feed, que recientemente ha culminado su segunda fase. Tras identificar, en una primera fase, las materias susceptibles de ser transformadas, los técnicos han probado diferentes tecnologías para el secado y transformación en harinas de los subproductos vegetales. Según sus cálculos, podría aprovecharse el 70% de las 25.000 toneladas que actualmente son tratadas como desechos en el País Vasco.

Además del valor medioambiental del proyecto, Clean Feed servirá para potenciar el sector productor de alimentos para animales, mediante el desarrollo de nuevos piensos de calidad. La iniciativa persigue, igualmente, disminuir la enorme dependencia que el sector productor de piensos tiene respecto a  cereales como la soja y el trigo, que son materias primas con precios de mercado muy fluctuantes y que no son de origen local, ya que provienen mayoritariamente de Sudamérica.

Los subproductos vegetales que AZTI-Tecnalia ha seleccionado para el proyecto son: restos de fruta y verdura generados por los sectores de distribución y de transformación de vegetales; restos de patata; cascarilla de café proveniente de las tostadoras; restos de pan generados por el sector elaborador; la pasta de manzana, un producto resultante de la elaboración de sidra; y hollejos y raspones derivados de la elaboración de vino.

Los técnicos de AZTI-Tecnalia han probado con éxito tres tecnologías para secar los subproductos mencionados y transformarlos en harinas que posteriormente pueden utilizarse como materia prima para la elaboración de comida para animales. Las técnicas empleadas han sido el secado por pulverización mediante pulsos de combustión, por aire forzado (en modalidad estática y rotatoria) y por microondas, solo y combinado con aire forzado.

De los análisis sanitarios y nutricionales realizados a las harinas obtenidas con todas las tecnologías, se desprende que se trata de una materia prima que presenta condiciones adecuadas para su introducción en piensos. La viabilidad nutricional de las harinas se ha analizado conjuntamente con la Asociación de Fabricantes de Piensos Compuestos del País Vasco (EPEA); mientras que la viabilidad sanitaria se ha estudiado en colaboración directa con la Fundación Elika, entidad experta en seguridad alimentaria.

Clean Feed está financiado por el Programa Life+ de la Unión Europea y cofinanciado por la Dirección de Innovación e Industria Alimentarias y la Dirección de Calidad Ambiental del Gobierno Vasco.




Seminario sobre “Energía, agromateriales y nuevos alimentos a partir de subproductos vegetales, avances para la bioeconomía”

El próximo 20 febrero 2013, en el Centro de Innovación y Tecnología Alimentaria de La Rioja se celebrará el Seminario “Energía, agromateriales y nuevos alimentos a partir de subproductos vegetales, avances para la bioeconomía”.

La jornada va dirigida a todas aquellas empresas y profesionales del sector agroalimentario que estén interesadas en conocer e incorporar la innovación en revalorización de residuos vegetales tanto por la vía energética como por la vía alimenticia.

El objetivo del proyecto VALUE es ayudar a dos grandes sectores europeos que son estratégicos para la economía europea: el sector agrícola y el sector de fabricación transformados vegetales. Los resultados del proyecto pretenden aumentar su competitividad mediante el desarrollo de nuevas vías de aprovechamiento de subproductos de frutas y vegetales mediante la producción de energía y a través de la obtención de nuevos materiales e ingredientes alimentarios. Los resultados del proyecto VALUE que se presentan en esta jornada contribuirán a que los bio-recursos europeos sean más eficientes por medio de:

a. Aumentar la competitividad del cultivo y la fabricación de las variedades de frutas y verduras en los que Europa es líder mundial.
b. Una ruta alternativa para reducir, reutilizar y valorizar los subproductos generados por estos sectores.
c. Una alternativa para convertir los subproductos en nuevos recursos.
d. Una forma de reducir la emisión de gases de efecto invernadero causadas por bio-residuos que van al vertedero.

El proyecto está coordinado por la Asociación para la Investigación, el Desarrollo y la Innovación Alimentaria de La Rioja (AIDIA), que trabaja en colaboración con ASICAR. Ambas asociaciones son gestoras del CITA y del CTIC, respectivamente. Los otros socios son: La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), de ámbito nacional en España; la Fundación CENER-CIEMAT (Navarra), la Unidad de Investigación Alimentaria de AZTI -Tecnalia (Euskadi), APESA- ASS pour l’ Environnement el la Securité en Aquitaine (Francia), el Centre d’Application et de Transfert des Agroressources (CRT CATAR-CRITT) (Francia) y el portugués CVR – Centro para a Valorização de Residuos.

Fecha: 20 de febrero de 2013 · Hora: De 9:30 a 13:45
Lugar: Centro de Innovación y Tecnología Alimentaria de La Rioja, Pol. Tejerías Norte, C/ Los Huertos, nº2 Calahorra La Rioja

La inscripción es gratuita. Aforo limitado. Es necesario realizar la inscripción previa llamando a Tel: +34 941 152 718 o por correo electrónico a la dirección info@cita-larioja.es

Acceso al Díptico del Seminario